Pablo Moreno me regaló una pluma...

(foto: Antonio del Junco)

Eso decía yo en un poema de "Centinelas". Y es que Pablo me regaló una Sheaffer, de plástico negro, muy ligera, con oro recubriendo su plumín. No diré que empecé a escribir por su regalo, pues ya escribía yo –torpe y entusiasta, como es lo natural– cuando nos conocimos; pero si diré que sin él no hubiera escrito del modo en que lo hicimos a partir de entonces. Como si la pluma fuera el fusil del centinela, esperando la aurora y el grito salvador de la caballería.
Su próximo libro saldrá pronto, en Adonais, porque le han concedido un accésit del prestigioso Premio. Como a mí, hace tres años. Hermanos de accésit. Un símbolo más. Pasa el tiempo, los funerales y las bodas, y el viento arrastra hacia el pasado la hojarasca de las anécdotas y las personas que ya no están. Pero hay tierra firme, y amigos que miran el mismo río y dicen: "'¡vaya! ¿tú también? ¡Cuánto me alegro!".

http://www.europapress.es/00273/20071217171424/teresa-soto-diego-vaya-pablo-moreno-ganadores-premios-adonais-2007.html

Velas de Adviento


Primera vela
"En cuanto haya terminado la carrera, todo irá rodado..." "Ahora estamos un poco apretados con la mudanza, pero después..." "A ver si la niña aprueba las oposiciones, y entonces..." "Me compraré la moto, con lo que tengo ahorrado, y ya podré moverme como necesito..." "Es que lo que me hace falta, como el comer, es un flash para la cámara". "Quién tuviera una Stratocaster americana..."
Segunda vela
Siempre esperamos algo. Sea cual sea nuestra propiedad, nuestra situación, nuestra vida, siempre es el antecedente de lo esperado, el hueco exacto de lo que no está, y vemos la llegado de "eso" como un luminoso y dorado y feliz descendimiento, que conseguirá lo que decía ese hemistiquio de Carmelo Guillén: no echar de menos nada.
Tercera vela
Se acerca la Navidad, y vamos amontonando paquetes de Ipods, cajas de Nintendos, bolsas con camisas, sonrientes muñecos con pilas recargables, y arrastramos todo hacia algún sitio. Movemos nuestra mercancía, añadiendo siempre un detalle más, una refulgente novedad, a nuestra pesada carga. Pensamos que esa pieza es siempre la última del puzzle.
Cuarta vela
Para oir cierta voz, hace falta silencio. Para ver cierta estrella, hace falta la noche. Para adorar de rodillas, hace falta, por un momento al menos, olvidarnos de todo lo que está en nuestras manos, y abrir esas manos para recibirlo todo.
Se apagarán las luces de neón, las pantallas de plasma, y el viento de Judea arrastrará las ramas muertas. Y quizá nos pongamos en camino, ligeros de equipaje, dracmas perdidas de carne y hueso que cobran vida y acuden a ser encontradas.

(Dedicado a Adaldrida, que cumple años este domingo)

Otoño de poetas (II)

POETAS VIVOS EN UNA CIUDAD VIVA

Amalia bautista
Enrique garcía máiquez

viernes, 26 de Octubre, 19,45 HORAS
Paraninfo de la Universidad de Sevilla

Organiza: Rocío Arana

Otoño de poetas

Y como antesala de lujo de los Encuentros Poéticos de Otoño, organizados por Númenor, tenemos estos otros recitales que ha organizado Rocío Arana:

POETAS VIVOS EN UNA CIUDAD VIVA


Miguel d’Ors
Julio Martínez mesanza

Viernes 19 de Octubre, 19,45
Paraninfo de la universidad de Sevilla. c/ San Fernando

Y el siguiente... también espectacular. Permanezcan atentos a su pantalla.

LOS PAPELES DEL SITIO

http://www.lospapelesdelsitio.com/4801/index.html

Ya le he encargado a Abel los tres títulos que no tengo -es decir: todos menos el de Chesterton, que tuve calentito. Qué festín me voy a dar, cuando me lleguen. Compren, compren, regalen, acaparen para los Reyes Magos, que son ediciones especialísimas y, como gustan de decir los anunciantes, "exclusivas".

Es un consejo de Jesús Beades.

Acaparando

Juan Luis de Soria, tan graciosillo, me envía este poema dedicado:


"REPROCHA A UN COLEGA, QUE ES POETA Y A LA VEZ
MÚSICO, SU MUCHO ACAPARAR.


Decídete por fin, genial Beades,
si empuñarás la pluma o la guitarra.
Áureo Parnaso o público de barra
para cantar tus dos o tres verdades.

Con esta desazón llegaste al Hades,
que bien lo sabe el que estos fechos narra.
Ya d’Ors te escribe desde su Navarra:
“Entre dos aguas, hijo, nunca nades.”

Quieres llevarte dobles los honores,
bebiendo en sendas copas igual vino,
aunque también dos veces sinsabores.

Clapton o Lope, coge tu camino.
No se puede servir a dos señores
sin ver mudarse el tono en desatino."

A continuación adjunta esta cita, para más INRI:

“El hombre no tiene una sola y única vida,
sino muchas, enlazadas unas con otras,
y ésa es la causa de su desgracia.”

(Chateubriand)

Encuestas

Y en este mundo estadístico y democrático, no podía faltar la beadesencuesta: a la derecha de su pantalla verán una serie de preguntas tendenciosas, que pueden ustedes contestar. Es gratuito.

Llamaradas

¿Te quebraré, varita de avellano,
te quebraré quizás? ¡Oh tierna vida,
ciega pasión en verde hervor nacida,
tú, frágil ser que oprimo con mi mano!

Un chispazo fugaz, sólo un liviano
crujir en dulce pulpa estremecida,
y aprenderás, oh rama desvalida,
cuánto pudo la muerte en un verano.

Mas, no; te dejaré... Juega en el viento,
hasta que pierdas, al otoño agudo,
tu verde frenesí, hoja tras hoja.

Dame otoño también, Señor, que siento
no sé qué hondo crujir, qué espanto mudo.
Detén, oh Dios, tu llamarada roja.

(Dámaso Alonso)

Riders on the storm

Enormes relámpagos, truenos que surgen de los infiernos, tierra polvorienta y alborotada, esperando el agua a borbotones. Riders on the storm (y un indio americano baila en los sueños de Jim Morrison, y en mis trece años al salir de un cine). Bajamos las persianas y el ánimo se alegra. Hoy se inaugura, de verdad, septiembre, que irá desplegando su catálogo de estación: autobuses ceñudos, faldas a cuadros, libretas de estreno, proyectos relucientes. Fotos del verano, en la pantallita de la cámara digital, congelada en el messenger, y una nostalgia de siempre, como las antiguas fotos de carrete, común y sencilla, punzante y valiosa. Una hoja seca se eleva y se eleva, de tejado en tejado va, de farola en farola, de mi barrio hacia el centro, y más allá, al río... Dibuja su melodía de aluminio y musgo, inaudible para muchos, sobre los cables de la luz, que son los pentagramas de la noche, los márgenes del cielo diurno. Parece que fuera a ocurrir algo.

Excusas de adúltero

Soneto XLIII

Un signo tuyo busco en todas las otras,
en el brusco, ondulante río de las mujeres,
trenzas, ojos apenas sumergidos,
pies claros que resbalan navegando en la espuma.
De pronto me parece que diviso tus uñas
oblongas, fugitivas, sobrinas de un cerezo,
y otra vez es tu pelo que pasa y me parece
ver arder en el agua tu retrato de hoguera.
Miré, pero ninguna llevaba tu latido,
tu luz, la greda oscura que trajiste del bosque,
ninguna tuvo tus diminutas orejas.
Tú eres total y breve, de todas eres una,
y así contigo voy recorriendo y amando
un ancho Mississippi de estuario femenino.


(Pablo Neruda)

Temprano

"El secreto para gobernar el mundo es levantarse temprano", leí en algún lado. Nunca he tenido tan claro que no me interesa el poder.
Asciende hasta mi séptimo y soñoliento piso el sucio brumbrúm del autobús, y un color morado desvaído -que va tornándose "vaído"– recorta los bloques de enfrente, las casitas bajas, la Giralda al fondo, entre una bruma que me parece que está en mis ojos. En efecto: el mundo aparece al otro lado de las legañas. Agua fría como terapia de shock -bueno, no tan fría: la vida de aprendiz de asceta queda muy atrás-. El café avanza por las arterias, pero aún no ha despabilado todas las células; ha llegado, por ejemplo, a despertar las ganas poéticas, pero aún no ha despertado a la inspiración. En general, como autor, no me pasa otra cosa.

Modificación

Y yo, que no doy abasto con los premios, voy y recibo uno de "Blogs que me hacen pensar":

http://almargendelosdias.blogspot.com/2007/08/thinking-blogger-awards.html

Lo que no dicen es en qué.

Mis cinco Thinking Blogger Award son los siguientes. E introduzco una modificación porque mi amigo Cerero se la merece, el pobre:

http://pensarporlibre.blogspot.com/

http://cerero.wordpress.com/

http://www.cuestionesnaturales.blogspot.com/

http://susomendive.blogspot.com/

http://shakuhashi.blogia.com/


Y estas son las reglas:

1.- Sí, y solo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
2.- Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.
3.- Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio.

Angst

Sabes lo que tienes que hacer. Pasa un día y otro y no lo haces. Y ni siquiera podrás quejarte, cuando llegue el día, porque tiempo has tenido.

El deseo legítimo de ser Dios

Cuando ves a un amigo sufrir, o a un hijo, querríamos tener un don de curación, una mano milagrosa -no omnipotente: con poder para eliminar el daño concreto, tan sólo-. Y es cuando más claro aparece que no somos Dios. Es un momento en que el deseo de ser "como Dios" no es prometeico, babélico, adánico. Es legítimo, aunque no sepamos muy bien qué hacer con ese deseo, que sube por la garganta como un grito ahogado, como una oración nonata. No sabemos qué hacer, y la compañía de los demás, su apoyo, apenas ayuda. Algo pensará el Padre Eterno sobre esto, pero por alguna razón se lo calla. O tal vez no se lo calla, y sucede como las frecuencias agudas que sólo pueden escuchar los perros. Nuestro oído tendría que transformarse de algún modo, para oir. Mientras tanto, hacemos gestos extraños, aspavientos, como estas líneas toscas que no van hacia ningún sitio.

Live After Death



Cuando fui a Lisboa el otro día, disfruté muchísimo, con los bares, con los tranvías, con las fachadas mugrientas hacia el castillo, con mi señora poniéndole rostro a tanta ciudad blanca. Pero la Lisboa que conocí la primera vez, en un tiempo confuso de libertad estupefacta, con Pablo y sin un duro, la Lisboa aquella que me enamoró del todo, no estaba. O estaba, pero muy adentro, como una melodía que sonara a través de una gruesa manta. A este lado de la manta había numerosas figuras apreciables, claro. Les he hecho muchas fotos.
He vuelto a escuchar los discos de Iron Maiden, el grupo de música por el que sentí mi primera pasión musical. Y estoy disfrutando mucho también, y no sólo por la remembranza, sino por la música concreta; y este disfrute está vedado a otros colegas músicos, que no entienden un gusto tan friki y pasado de moda. Mi infancia me abre las puertas a un disfrute actual. Lo que empezó por curiosidad nostálgica, me otorga ahora renovados placeres. Pero los Maiden que yo viví, sumergido en las ilustraciones de Derek Riggs, fascinado por el poderío escénico, por la contundencia sonora, por las soñadoras melodías y dobles voces pensadas por Steve Harris -bajo un vestido de metal pesado-; todo aquello, los pósters, la furtividad en horas de clase, la entrega, ya no está. O está, pero muy de fondo, como unas voces escuchadas bajo el agua.
Y todo eso que estaba, y ya no está, ¿dónde está? Algo dice C. S. Lewis en Surprised by Joy; dejo a los lectores el gran gustazo de leerlo por sí mismos. Por mi parte, ahorraré al respetable "el paquidermo mustio de mi filosofía", aunque sea esta vez.

Esta luz, las viejas palabras, los lirios

"Estoy enamorado de esta luz", me he dicho, hace un rato. A través de mis cortinas de flores, que nos regaló la madre de Fidel, se me arrimaba un atardecer como cualquier otro. "¿Le parece poco un atardecer, un atardecer como cualquier otro atardecer?" -No, en absoluto. Me parece perfecto. Ni siquiera intento adjetivarlo, subirlo al escenario efímero de internet, o al secreto río de un borrador de poema, en el cajón profundo. Pero es que esa frase, esa construcción me gustó mucho, cuando se la escuché al Loco de la Colina, refiriéndose a Pasión Vega: "Estoy enamorado de su voz". Bueno, comparto esa pasión con mi tocayo, pero ese es otro tema. Me gustó la fórmula, la sencillez de la fórmula, lo bien que se comprende, siendo tópica y simple como un azulejo blanco.
Miraba mi cortina, que ahora es opaca -luz artificial, "rumor de radios y batir de huevos"-, miraba por, a través de mi cortina, pero no miraba hacia allá, la luz me hablaba para adentro, esa luz cálida parecía descender diciendo "no tengáis miedo". Y era un ángel doméstico que visita a los lirios de piso, a los trémulos, faltos de fe, lirios de piso, que no tejen ni hilan.

Posible nota necrológica

"Las estupideces del mundo le asombraban y, bajo su jovialidad y buen humor, uno percibía a veces un profundo poso de intolerancia y desprecio. En casi todo lo que escribía se percibía el filo de la irritación y el combate, y a lo largo de los años fue adquiriendo fama de problemático. Supongo que se lo merecía, pero en última instancia esto era una pequeña parte de su personalidad. La dificultad estriba en definirle de un modo concluyente. Sachs era demasiado imprevisible para eso, tenía un espíritu demasiado amplio e ingenioso, demasiado lleno de ideas nuevas para quedarse en el mismo sitio mucho tiempo. A veces me resultaba agotador estar con él, pero nunca aburrido. Sachs me tuvo en vilo durante quince años, desafiándome y provocándome constantemente, y mientras estoy aquí sentado tratando de explicar cómo era, apenas puedo imaginar mi vida sin él."

Los peces y el tiempo


Mi humilde oficio actual me ha llevado, un par días, al interior de un palacio. Ahora es una sede municipal, de oficinas tediosas, pero antes fue patrimonio de los Marqueses de La Algaba. Fuera está el medievo, en el Mercado de la Calle Feria, ladrillos de adobe, ventanas ojivales, un bar con sus dos borrachos de rigor, y polvo soñoliento de mediodía. Buen sitio, me digo.
Desde las ventanas interiores se divisa, abajo, una fuente, y en la fuente tres peces color naranja, sobre azulejos de rombos verdiblancos. El viento hace oscilar, un poco nada más, dos vetustas palmeras, y la luz se extiende plena en las paredes, dilatándose, para coger impulso antes del ocaso. Flota una mosca en el pasillo hondo. A las siete de la tarde no queda nadie, y estamos solos en el palacio, cuando el silencio es el Sur y es feliz. El silencio es recuerdo del hogar que me espera, al caer la tarde; de las muchas moradas que nos esperan, al caer la tarde, la otra, la lejana, la vertiginosa, oculta en el fondo de la fuente y los peces. Los peces duermen ya, en su noche sin párpados ni estrellas, y no saben que hasta el agua estancada de su fuente corre hacia al mar que nos aguarda a todos. Verano íntimo tras el portón cerrado, palacio de los Marqueses de La Algaba.

La búsqueda de "algo" (y la espera, claro)

"Hubo un asunto que jamás se me ocurrió plantearme. Nunca me di cuenta que la misma fuerza y facilidad de la postura pesimista nos presenta un problema en forma inmediata. Si el universo es tan malo, o aun medianamente malo, ¿cómo explicarse el que a los seres humanos se les ocurriera atribuirlo a un creador sabio y bueno? Puede que los hombres sean necios, pero no tanto como para llegar a eso. El inferir en forma directa del negro al blanco, de la flor ponzoñosa a la raíz virtuosa, de la obra sin sentido a un artífice infinitamente sabio, desequilibra la fe. El espectáculo del universo, tal como lo revela la experiencia, jamás puede haber sido el fundamento de la religión; siempre debe haber sido algo, a pesar de lo cual la religión, adquirida de una fuente diferente, se conservó."

(C.S. Lewis. El problema del dolor)

Es domingo, fue domingo

Fue domingo en las claras orejas de mi burro...

La fugacidad del tiempo también afecta, afortunadamente, a los domingos por la tarde. Quien lea estas líneas a media tarde, quizá esté viviendo un domingo feliz, o por el contrario escucha el minutero sisífico, ansioso por que lleguen los programas deportivos -y después taurinos- de medianoche, en la radio. En ese momento postrero, hay una opresión que sabe a lunes, y "al atardecer de tu vida". Pienso si llegará un día en que viva los domingos de un modo pleno, libre, feliz, y escucho por respuesta el minutero, que ahora ya no es Sísifo, sino César Vallejo. Es, fue, es, fue, es fue, suena en vez de tic-tac. El "será" es el timbre del despertador, aún callado, amenazante.

Shakuhashi o el interlocutor buscado

En el título de este post tienen el enlace a un blog reciente, de vivísima actualidad. La vivísima actualidad proviene de la búsqueda del interlocutor perfecto, que todos los adictos a la amistad -largas horas, grandes cervezas, nulos relojes- buscan de continuo, aún sin buscar. Los bloggs -ojo a la doble g- son reflejo de nuestra búsqueda, a ratos sucedáneo, a ratos nostalgia, siempre celebración de lo que es en la vida. El gran Toi que rige el blog enlazado es un gran tipo. Para el que no tenga el placer, que al menos bloggueen. Pasen y vean.

Jünger y los programas de cotilleo


Leyendo las impresiones televisivas y "madrugadoras" de CarlosRM -enlace a su derecha: Cuaderno de Vísperas-, me viene a la cabeza cierta idea. En general, la gente lanza improperios a la televisión: que si antes era mejor, que si estudio 1, que si las pelis clásicas. Y tienen razón (aunque los niveles de audiencia requieren una explicación ¿quién ve esos programas?). Pero el caso es que, en esto de la telebasura, o teletontería, ocurre como en muchas otras realidades. Puede uno, sin más, rechazarla con un gesto displicente, o puede, sin más, consumirla con gesto irreflexivo. Pero el hecho de que exista gran hermano, o los cotilleos, cada vez más abundantes, expansivos, escatológicos, algo tiene que significar. Todo es signo, síntoma. ¿Qué anotaría Jünger viendo nuestra televisión, viendo a los famosillos? Podemos intentar recrearlo:

"Anoche, todavía un rato ante el televisor, después de leer a Boecio. Unos personajes se arrojaban unos a otros sus supuestos pecados a la cabeza. Personajes que encarnan, paradójicamente, una impugnación general al sólo concepto de "culpa". La cercanía de Acuario se manifiesta en estos signos, que son como las ondas del estanque en cuyo centro se arroja una piedra, cuando aquellas llegan a la orilla, en la que hay residuos aceitosos, que se agitan, leves. Las aporías del Zeitgeist dan un salto cualitativo, en que dos y dos no son cuatro, sino una magnitud que ha de expresarse en cifras aún no inventadas. Las aporías se convierten en una sola Aporía, en una contradicción "per se", que se respira como aire viciado, transformándolo todo. Los Titantes acuden, atraídos por el vacío. Zeus y los olímpicos no están. Ni siquiera se les espera".

Hilario Camacho y el amor de amistad


Según C. S. Lewis el nacimiento de la amistad se puede expresar así: "¡Qué! ¿Tú también? ¡Cuanto me alegro!"


http://www.deljunco.com/hilariocamacho/

El síndrome de Toistendhal

Toi ha vuelto de Venecia. Sólo ha hecho unas mil quinientas fotos, con la camarita de bolsillo de su hija. Millones de gaviotas, centenares de sombras bailando con luces en los muros astrosos. Venecia de cristal y crepúsculo, que dijo Borges. Venecia más allá de la abarrotada plaza de San Marco, un disneilandia de japoneses con cámaras de video, escolares de viajes de fin de curso, españoles ruidosos, italianos hablando por el telefonino. Más alla, más allá, hay puentes interiores, galerías del alma y canales para desaparecer dentro, como una música a muy bajo volumen, acolchada, de fondo. Agua y susurros, destellos sobre un arco. Lo sé. También he estado en Venecia. Ahora he viajado de polizón, escondido en la barba whitmaniana de Toi, aunque él no lo sabe. He viajado porque "en todo lo que hacemos ponemos el pensamiento de todo lo que amamos" (Haldir, el elfo, en El Señor de los Anillos). Esperamos fotos para colgarlas en este blog. Permanezcan atentos a su pantalla.

Tanto


"Nunca tantos debieron tanto a tan pocos". Esto dijo Churchill, refiriéndose a la R.A.F., la Real Fuerza Aérea, en la II Guerra Mundial, según me apunta Manuel Prendes (le he pedido una cita, así, a vuelapluma, para cumplir con el blogg). Pero me parece que puede servir -otra vez, O tempora!- para una penosa meditación sobre las hipotecas inmobiliarias.

El sepulturero


Esta semana me han ofrecido el puesto de trabajo de peón sepulturero. Sé que ganan muchísimo dinero, por el bote que se acumula por las propinas -doloridos familiares, viudas deshechas, herederos inminentes, no reparan en el color de los billetes-, y que en el cementerio de San Fernando se está muy bien, con sus hermosos paseos arbolados, con sus ostentosos mausoleos taurinos, con panteones familiares neogóticos, con el Cristo de las Mieles. No obstante, por razones técnicas y de contrato que no vienen al caso, he rehusado. Siempre podré decir, de todas formas: una vez casi fui sepulturero. Ese "casi" sirve para todo: "Yo estudio casi todos los días. Casi estudio el lunes, casi estudio el martes, casi estudio el miércoles..."

Reliquias


"Tengo un trocito de hueso de San Cucufato, que cuando me lo pongo en la barriga, me se quitan los dolores, niña". "Pos en la parroquia de Valderabito del Meneo han conseguido una reliquia de la muela picada del Beato Euterpes, que sana los pies de atleta". "¿Tú sabes que la Maripuri le robó a su cuñada, en el reparto de la herencia, un trozo incorrupto del dedo de San Onanado el Pequeño? Se conoce que es mu antiguo, del siglo XVII y tó".

Esta forma de entender las reliquias, como objetos mágicos, amuletos, y artículos de mercado, es uno más de los aspectos del catolicismo (es decir, de la babilla, de la espuma del catolicismo), que repugna a nuestros hermanos protestantes, y produce la risa de los no creyentes. Es normal que así ocurra.

El viernes por la noche, en casa de Toi, estuve tocando la armónica que Hilario Camacho llevaba siempre. Cuando me la pusieron en la mano, no pude evitar una gran emoción, al sentir, al "notar", que Hilario la había usado. No hay nada mejor que la noción de "radiaciones" que dibuja Jünger: algo permanece, como una radiación, en los objetos, y se hace sentir a lo largo del tiempo, como sustratos acumulados que espesan la realidad. En la línea del tiempo, nos damos la mano todos.

Ahora tengo en casa una de las púas de Hilario, que salió de una bolsita de plástico de manos de una amiga suya, y que repartió el viernes entre unos cuantos privilegiados. Me la llevé, feliz, y la puse en mi vitrina. Una simple púa Jim Dunlop de las blanditas, gris claro. Acompaña ahora al pin que nos tiró B.B. King en su concierto-despedida en Córdoba.

No sé muy bien cómo, pero esta experiencia debe iluminar algo la maltrecha costumbre de las reliquias cristianas. Debe purificarla de su mugre y su mercadeo del templo. Reliquias: objetos donde se hace sentir una gracia superior, un recuerdo de cómo el infinito entra en el tiempo, y se lo lleva consigo hacia otro lado. Miramos esos objetos, y nos sentimos de dos modos: acompañados, huérfanos.

Bajo tu sombra, Junio




Junio se va deslizando sin calores de espanto, y en casa aún no hemos cargado el gas del aire acondicionado. Está nublado, y pasamos del biruji al calor, leve chispeo, sofocos repentinos. Varias veces, en lo que va de mes, he recordado los versos de Pablo García Baena (enlace en el título), que terminan apuntando un detalle: la felicidad no es placidez, lago en calma, siesta sonriente; al menos, no siempre: "y mis párpados se tiñen con el violento jacinto de la dicha". Felicidad no como ataraxia, sino como acción, movimiento, dinamismo; separación de la idea de éxtasis de cierta impresión estática (el cielo con nubes blanditas, angelitos y liras). Si Dios es poderío, danza y fiesta (la Trinidad es un baile), la Gloria no es una calma chicha. O también lo es. El perfecto hombre de acción es el que tiene dentro un fuego sereno, una valle remansado, un santuario secreto, y por fuera es un acróbata, un guerrero. Sin embargo, la ansiedad ya la definió Mesanza en aquel verso inmejorable: "duerme siempre en un carro de combate". No soy un perfecto hombre de acción, por tanto. Contemplo, con cierta nostalgia, esta foto que me envía una donante argentina, mientras suena de fondo una melodía: Bajo tu sombra, Junio, salvaje parra...

La posesión de la belleza

Estas son las tímidas muestras, a baja resolución, de lo que dará de sí (de si mayor) mi nuevo camarón. La primera es la que me parece más significativa, como bien indica el título de la entrada. La siguiente fue tomada muy cerca, y tiene un no sé qué de verano perdido (la tienda está cerrada), con su rojo y su azul y su amarillo somnoliento. Y la tercera es un necesario homenaje a un inquilino de honor de mi casa, Jabba el Hutt, recientemente llegado de una remota galaxia.




Luces, cámara, acción


Se hace saber que la productora FOTOBEADES (reportajes, álbumes digitales, diseño fotográfico, maquetación), ya está en funcionamiento. La adquisición de un equipo fastuoso ha abierto la veda del daguerrotipo. No se amontonen.

www.fotobeades.com