Jünger y los programas de cotilleo


Leyendo las impresiones televisivas y "madrugadoras" de CarlosRM -enlace a su derecha: Cuaderno de Vísperas-, me viene a la cabeza cierta idea. En general, la gente lanza improperios a la televisión: que si antes era mejor, que si estudio 1, que si las pelis clásicas. Y tienen razón (aunque los niveles de audiencia requieren una explicación ¿quién ve esos programas?). Pero el caso es que, en esto de la telebasura, o teletontería, ocurre como en muchas otras realidades. Puede uno, sin más, rechazarla con un gesto displicente, o puede, sin más, consumirla con gesto irreflexivo. Pero el hecho de que exista gran hermano, o los cotilleos, cada vez más abundantes, expansivos, escatológicos, algo tiene que significar. Todo es signo, síntoma. ¿Qué anotaría Jünger viendo nuestra televisión, viendo a los famosillos? Podemos intentar recrearlo:

"Anoche, todavía un rato ante el televisor, después de leer a Boecio. Unos personajes se arrojaban unos a otros sus supuestos pecados a la cabeza. Personajes que encarnan, paradójicamente, una impugnación general al sólo concepto de "culpa". La cercanía de Acuario se manifiesta en estos signos, que son como las ondas del estanque en cuyo centro se arroja una piedra, cuando aquellas llegan a la orilla, en la que hay residuos aceitosos, que se agitan, leves. Las aporías del Zeitgeist dan un salto cualitativo, en que dos y dos no son cuatro, sino una magnitud que ha de expresarse en cifras aún no inventadas. Las aporías se convierten en una sola Aporía, en una contradicción "per se", que se respira como aire viciado, transformándolo todo. Los Titantes acuden, atraídos por el vacío. Zeus y los olímpicos no están. Ni siquiera se les espera".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

En vaya charco te has metido con Jünger y los famosillos. Ignoro cuando escribió Jünger el texto, la edad que tenía y la medicación,DESPUÉS DE LEER A BOECIO...Acuario, las aporías, los titanes...Zeus, que no está...

Creo que es todo más sencillo. La gente no quiere pensar en nada y le vale cualquier cosa, cuanta más tonta mejor, para pasar el rato.

Lo rosa es una tontería más.
Y los que lo ven, o lo vemos ( porque no hay hora del día que no se hagan presentes), pues somos unos tontos más.

No creo que sea problema de Zeus, ni de Acuarios, ni siquiera de Boecio: es un negocio.
Ánónimo Escolasticus

manuelprendes dijo...

Como decimos en Asturias: ¿que qué, oh?

Buentes dijo...

Menos mal que Salsa Rosa se va a a tomar viento fresco este verano... Son la verguenza del periodismo, los "profesionales del corazón" se disfrazan de Tribunal de la Justicia y la Moral... ¡Qué lejos están de todo!

Coincido con el anónimo (y supongo que contigo), la gente por la noche quiere carne y no quiere ideas, quiere descanso y risa, y no quiero esfuerzo, por eso consumen ese tipo de programas...

Carlos RM dijo...

Esta entrada me recuerda que tengo pendiente la lectura de Jünger, que ya una vez me apuntaste. El tema de la telemierda tiene tela, y da para muuucho. De entrada ha hecho daño al prestigio (si lo tuvo) de las Ciencias de la Información... Recomiendo el blog Enciénde y vámonos, que publica en la web de ABC Rosa Belmonte.

suso dijo...

Ser periodista no es una ciencia - lo de " CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN" es un camelo -...para demostrarlo, basta con leer los muchísimos blogs, como éste, que tratan de la vida misma...otros de asuntos literarios, quién de política, o de religión...el periodista, y que no se me enfaden los periodistas ( o sí)es un tipo que hace lo mismo que el "bloguero", pero cobrando y bastante más puteao,

Los periodistas " rosas", de tele 5, o de antena 3, o de la 6ª, o de la 4º son unos tipos que les va la vida en ello.
De acuerdo con anónimo: la gente sabe que eso son chorradas,pero " ya me vale": mañana tendré problemas de verdad y ver esas gilipolleces , mientras me duermo, es una manera de...de..., ¡¡¡ de dormir!!!