Si supiera

Si yo supiera, como el gran Mesanza,
hacer versos de acero y firme roca,
y hacer de Europa el símbolo del alma,
y hacer que el alma duerma en las trincheras
en las afueras siempre, en los desiertos.
Si yo pudiera levantar la torre
que en mis sueños contemplo sobre el yermo,
y ver a la princesa ensangrentada,
a la doncella de las cicatrices,
en vez del tobogán de mis caprichos,
del catálogo oscuro de mis faltas
disfrazadas de gracia o biografía.
Si yo pudiera hacer el verso exacto
que fuera llave de los tiempos plenos,
del verano gigante y las montañas,
que tuviera la música del éxtasis,
y ningún anticlímax al final.
Si supiera decir esa palabra
que abre las puertas de la mina oculta,
para salvar las tardes que se fueron
para saber a dónde y hasta cuándo.

New York, New York (2)












Una selección más amplia la podréis ver en Fotobeades, en cuanto tenga tiempo de actualizarla.

Y no, no voy a escribir nada poético (con estas peanso fotos sería redundante)... al menos hoy.

New York, New York

Que sepa Suso (y todos ustedes) que mi ausencia bloguera no se debe a un estado flondingui de la persona cuelpo (la pereza, vamos), sino a estar de vacaciones con mi santa. En Nueva York, como adelanta el título del post. Allí hemos hecho la gran inversión en equipo fotográfico -en B&H- que el cambio de moneda, y mi maestro Toi, aconsejaba. (Si alguno quiere más datos técnicos, de cámara y accesorios, no tiene más que decírmelo). Como aperitivo del aluvión de fotitos que se avecinan, os pongo esta. Está tomada desde la esquina de nuestro hotel, en Broadway.