Aquellos maravillosos años

El maestro Cabanillas me explicó, cierta vez, los dos tipos de poetas que hay, teniendo en cuenta su Arcadia: los poetas de infancia y los de adolescencia. Los poetas de infancia fueron muy felices de niños –o así lo recuerdan– y sufrieron en su adolescencia, cuando el mundo se abatió sobre ellos con su cara seria, exigente y prosaica. Para ellos, la infancia es lo más sagrado del hombre, y todo lo que se parece a ella lleva el signo de la beatitud, de la promesa de un mundo mejor. Sus versos tienen casas del pueblo y abuelos, gaviotas, cometas, playas y veranos inacabables, largas tardes de no hacer nada y descubrir el universo. Y muñecos, escondites secretos, baúles insondables, armarios misteriosos.
Los poetas de adolescencia no suelen recordar con especial fruición su niñez, y lo pasaron muy bien en la edad confusa de las transformaciones, de la exaltación sangrante de la amistad, de los amores eternos y desgarrados, de la música que se clava en el alma como una bandera, para siempre, en una tierra conquistada. Sus versos tienen lluvias agridulces sobre portales con besos, varias muchachas con nombres de dolor y un tanto de ternura, músicas arrebatadas, ideales absolutos, insolencia y opiniones tajantes, escapadas, pequeños viajes con banda sonora, el sexo como descubrimiento y aventura, corazón galopando, velocidad.
Yo, inmediatamente, me apuntaba al grupo de los poetas de adolescencia. No en vano mi incipiente poesía dio un giro de gravedad, y "temporalidad", con un amorío frustrado y doloroso, justo cuando descubrí la obra de Eloy Sánchez Rosillo, con su elegía serena (aunque, curiosamente, él es de los de la infancia). Escribí elegías a sucesos mínimos, amorosos, que para mí eran una alegoría de la existencia toda.
Pero últimamente han ido llegando a mis manos, a mi memoria, retazos de aquello que fue "los 80": videoclips con sintetizadores, los walkman de colores chillones, las cintas para el pelo y las muñequeras, la NBA... Y, sobre todo: los Fraguel Rock, el Equipo-A, los Goonies, Kárate-Kid, y los muñecos de Star Wars, He-Man, toda esa materia sentimental que comparto con mis amigos contemporáneos. Y esa amalgama dispersa, como un aroma nostálgico, preciso, indefinible, me reconcilia con aquellos maravillosos años. Y un hombre reconciliado es más feliz, se ríe más, camina más a gusto por la calle.

11 comentarios:

Casta Niebla dijo...

Los 80!!!!! Sin duda, ¡Qué recuerdos!!!! He-Man, She-Ra, Jem... y tantas cosas mas. Cómo olvidarse de More than Words, Dust in the Wind, Macarena, Loco Mía... jajajaja y sus abanicos o... Amistades Peligrosas????
Yo recuerdo con especial cariño aquellos dibujos animados como los Thundercats y los que ya nombré. Y claro El Equipo A, que acá se conocía como Brigada A, y cuyo nombre original era The A-Team. (Mi preferido Murdock) Y V Invasión Extraterrestre... no se por qué... pero yo quería ser Diana, a pesar de su maldad, yo quería ser ella, jajajaja.
Los 80´s, que lindos recuerdos.

Buentes dijo...

Jesús, estas entradas son las que demuestran que uno envejece... yo con 19 años ya recuerdo con cariño los episodios antiguos de Bola de Dragón (los primeros), de Oliver y Benji (antes de la operación dermoestética para los niños del XXI) o los anuncios de muñecos Gijoe... Una pena que se pierdan en la marabunta de Teletubbies y pokémons. Aunque lo mismo dirías tú de las cosas que perdisteis con nuestros amados 90.

E. G-Máiquez dijo...

Curioso, porque hoy Baltanás en su margen también hace clasificaciones de poetas. Está en el aire.

Ale dijo...

Y lo más curioso es que esa reconciliación la hacemos nosotros reinventando el pasado, incluso "falseándolo". La prueba: un cd de los "caballeros del zodiaco" que me regaló Joaquín han destruido por completo el mito de esa parte de mi infancia...

Agus dijo...

¿No habéis visto el nuevo spot de Coca-Cola?
http://www.youtube.com/watch?v=dPr421a-re4

Irene dijo...

Jesús, la explicación de los dos tipos de poetas me parece muy poética, pero si me lo permites te preguntaría (desde mi ignorancia) si no has encontrado otros tipos.

Rocío Arana dijo...

Bravo!!! Yo soy delos de la infancia...

Jesús Beades dijo...

Piénsatelo mejor Rocío. Piensa en tu casa llenándose de humo, guitarras, pastelillos y amigos invasores...

Irene, claro que hay más tipos de poetas. Tantos como poetas. Y las clasificaciones que nos guste hacer. Por ejemplo: poetas pintores y poetas músicos; en los primeros manda la imagen, la descripción visual, y en los segundos el sonido melodioso del verso. (Debo esta clasificación, también, a J.J.)

Anónimo dijo...

lástima
se te van las mejores

también existen algunos poetas fotógrafos

irene dijo...

"Tantos como poetas". Ok.

Jesús Beades dijo...

Y fotógrafos en ciernes que, hasta ahora, tan sólo han sido conocidos como músico-poetas, amigo anónimo. Pero lo de ciernes se puede ir arreglando, cualquier ciernes viernes o sabado ciernes.