Por cumplir con la afición

Por la Puerta de Jerez ya se puede pasear. Hay unos bancos forrados con tablones de madera, y todo el espacio abierto es peatonal. Debería haber elecciones cada mes, a juzgar por este súbito y -oh, casualidad- sincronizado cambio de aspecto de la ciudad. Lo cierto es que la primavera no entiende de política municipal, y avanza con su frívola solemnidad de niña mala. Estudiantes Erasmus, sonrisas Erasmus, acentos confundidos en el espacio azul y el aire nuevo. Porque el aire es nuevo ahora. No como si fuera un aire más respirable, sino como si se hubiesen dilatado los pulmones, aclarado los ojos, desentumecido los músculos. Salimos del iglú del invierno encogido, de golpe y porrazo, y por la Puerta de Jerez pasea la muchachada, toma un café, mira el panorama Erasmus, proyecta su verano, se enamora, se desenamora, escucha a Fito&Fitipaldis o a Verdi en su Ipod de color azul. Salvo por el Ipod, es como a principios del siglo XX, cuando se paseaba -cuentan- por "la Avenida", y se podía ver a todo el mundo. El atardecer, cómo no, es de color de rosa, y, aunque el azahar ya ha tenido su efímera vida y su muerte suave, cada paso que damos está alfombrado como una inauguración. Ante esta puesta de sol en la Puerta de Jerez, callan las bloguerías, las reflexiones. Si acaso, se escribe un post por cumplir con la afición.

9 comentarios:

Clara Clarísima Clarividente dijo...

Pues si, pues si, la primavera que la sangre altera...

Bukowski dijo...

Aquí te has lucido.

Irene dijo...

Quiero ver un atardecer de color cielo rosa desde la Puerta Jerez... ¿Quedará libre algún asiento de algunos de los bancos forrado con tablones de madera?

((PD.- Beades, llevo tiempo leyendo este blog. Hasta el momento las pocas veces que he comentado lo he hecho como anónimo, más por timidez que por otra razón. Creo que han sido solo tres mis comentarios: cité algunos versos de Gloria Fuertes, te pregunté por “La Quinta Montaña”, y, la última, contestando a Clara etc, respecto al “debatido” tema del matrimonio. El resultado de este debate ha hecho que me decida y, a partir de ahora, me identifique. Un saludo))

E. G-Máiquez dijo...

Has cumplido con la afición.

Y yo (o sea, mi parte alícuota de la afición) que me debato entre los tentaculos de la astenia primaveral, te lo agradezco.

CB dijo...

¡Pero qué preciosidad de entrada! Y la de la de las cuatro estaciones, tan maravillosamente circular, con la vida transcurriendo entre primavera y primavera ¡qué bonita!
Es una lástima, todos tan primaverales (incluso el acento comido de Enrique, que viene a dar la razón a tu clarísima clarividente) justo ahora que anda una retirándose de la Red, valga la redundancia.
Fue un placer charlar contigo sobre perdones y omisiones y espero que haya disculpado el anfitrión.
Si alguna vez te veo en el irlandés frente a Correos, que trabajo casi al ladito, me encantará seguir la conversación, aunque mejor sobre cualquier otro tema.
Un cordial saludo
Cristina

Carlos RM dijo...

Te has lucido y has cumplido, sí. Más, ¡por favor!

Anónimo dijo...

chapó!!!!!

AnaCó dijo...

De eso nada, bloggería en toda regla ¿o proema? ya dudo. La afición agradece.

Buentes dijo...

La afición corea su nombre: ¡Messi! ¡M...ierda me he vuelto a confundir...! ¡Beades! ¡Beades!

El Lunes la Puerta Jerez estaba preciosa, a mí también me extrañan esas casualidades de finalización de obras...

Todos adoramos a las Erasmus... Ay qué tendrá el café...

PD: Hace mil que no veo comentario del Señor Do Vale.