Barrio

Ante el horror de tantas cosas, por el telediario, escuchadas en el ascensor, sentidas dentro no sé sabe por qué, objetivas, subjetivas, recalcitrantes, mudas. Ante la ola que parece llegar y anegar los campos y enterrarnos. Ante los crímenes del mundo entero, que dice el Adoro te devote que limpia Jesús, el Pelícano. Ante lo que sea que nos quiere aplastar, esta belleza. No la Belleza como abstracción, sino estas paredes desconchadas de un barrio a las afueras (verso robado a Cabanillas), estos niños jugando con la pelota recién ganada en la Feria de Abril. Estos abuelos que corren, los pobres, tras las pelotas ganadas en la Feria, estas muchachas que nacen de la espuma de mi barrio, cual Venus de dieta del pomelo y piercing de plata del mercadillo. Este atardecer que se repite y repite, siempre distinto, como la canción que hemos escuchado mil veces y aún nos gusta, y que pasó del casete al cd y ahora al ipod. ¡Hazlo otra vez! le dice Dios al sol (frase robada a Chesterton). Esta vieja amiga que nos roza la mano, esta belleza, que se adelanta un paso, que dobla la esquina, y deja en el aire del abril vencido un rastro de colonia fresca, de baño, quizá de niño. Nada muy arreglado, que para ir al super no hace falta.

13 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Dan ganas de ir a conocer ese barrio. Y de empezar a cantar...

Bukowski dijo...

Lo bueno de la buena literatura, y de este proema, es que consigue mejorar mucho la realidad de la que habla. Y la frase de Chesterton, para variar, es fantástica.

Irene dijo...

Qué bien sabes no sólo ver la belleza (con minúsculas) que pasea por tu barrio, sino también transmitirnos -al menos a mí- con este ¡proemazo! la Belleza del día a día "ante el horror de tantas cosas". Gracias.

Jesús Beades dijo...

de nada, ire. ¿nos conocemos? : )

Irene dijo...

No, no tengo ese honor Sr. Beades. Sólo conozco algunos de sus colegas.
Ah! Y también me gusta su blogg. ;)

E. G-Máiquez dijo...

Un barrio muy selecto este tuyo, gracias a tu prosa al menos. Como decía el gordo en El Napoleón de Notting Hill: no lo queremos porque sea hermoso, sino que es hermoso porque lo queremos.

AnaCó dijo...

¡¡¡Proema!!! Muy agradecida, caballero Beades, porque bandeéis por este barrio vuestra visión urbana.

suso dijo...

Al hilo de Chesterton...Santiago Rusiñol ,escritor y pintor modernista ( un tipo genial) acostumbraba , después de pasar una noche de juerga y excesos, a subir con sus amigos a una loma que se asomaba la playa de Sitges. Subían con sillas y se sentaban a ver amanecer. Cuando el sol ya había hecho su aparición, como si la lengua del mar comulgara una Sagrada Forma de fuego, se levantaban y comenzaban a aplaudir y gritar " ¡¡¡ autor, autor, autor!!!".

ARP dijo...

Es un texto muy bueno el tuyo, y también los de Cabanillas y Chesterton. Enhorabuena a los tres.

Carlos RM dijo...

Aunque insista en lo ya comentado, gran texto, sí. Me encantan estos proemas escuetos peros llenísimos de contenido y de sugerencias, tan pegados a la tierra, al asfalto, y a la vez tan por encima de todo. Deberías ir pensando en reunirlos; me imagino que ya lo tendrás entre tus planes.

julio dijo...

Eso es la belleza, Jesús.

Buentes dijo...

Como le tira el barrio a Jesús... ahí que lo vi yo con sus bolsita recién llegado de la compra y yo que venía de la iglesia de sacar papeles. Por cierto, aunque no pega ponerlo aquí, la entrada de tu terraza me encantó. Me llamó la atención el día que me la enseñaste.

Néstor dijo...

A veces, cuando escribes sobre lo ordinario -sobre lo que ves y sientes y aspiras-, tienes un no sé qué de canción de Sabina, que me leo con gusto, que me crea adicción. Gracias, Jesús.