Espoleado escribo sobre...

No es la primera vez que escribo espoleado; esta vez, por Suso Mendive (no lo enlazo porque con el Safari no puedo aquí), Así que, como no se me ocurre nada que afirmar, planteo la siguiente pregunta, fruto de mis clases de historia bíblica: ¿los acontecimientos narrados en, por ejemplo, el libro del Éxodo, como el paso del Mar Rojo, acontencieron tal cual? ¿O se basan en un fenómeno natural, e histórico -o ni siquiera eso- como la bajada y crecida de las aguas y la expulsión de grupos amorreos de Egipto, para narrar una "verdad religiosa", que sería "lo que importa"? Son dos posturas encontradas, la de toda la vida -más o menos literalista- y la exegética moderna, todo a través de símbolo o alegoría o mito (incluso la multiplicación de los panes). Ratzinger aboga por una "vía intermedia": no despreciar, sino agradecer, los avances en paleografía, arqueología y crítica textual, pero sin perder la visión de la Escritura como una totalidad, como siempre la ha leido el Pueblo de Dios.
Un ejemplito: no hay ninguna constancia histórica de la matanza de los niños, ordenada por Herodes Antipas; por lo tanto, es muy improbable que haya sucedido, puesto que la recogería Flavio Josefo, u otro historiador, al ser un hecho tan actual y llamativo (se recogen otros datos de mayor detalle). Sin embargo, lo que "nos importa" es, en principio, la idea de persecución al Mesías, la de que Él también es un refugiado político. ¿O no?

8 comentarios:

Suso dijo...

En última instancia, para el creyente, que hace una lectura religiosa de los relatos bíblicos, lo que cuenta es su "verdad religiosa". En cuanto a los acontecimientos narrados, que son miles, teniendo en cuenta A y NT, habrá que ir caso por caso. Habrá ocasiones en que las distintas ciencias arrojaran luz suficiente sobre qué "hecho histórico" ocurrió, si es que tuvo lugar, y en otros casos no. Allá por los años 80, mi profesor de exégesis del AT, en Salamanca, con respecto al paso del mar Rojo, nos contaba que detrás del relato bíblico, tal como se nos presenta hoy, habría una auténtica experiencia histórica, aunque ésta simplemente se limitara a una escapada a traves de unas pequeñas marismas, pero (este pero es importante) en el que ese grupo a la huida habría visto la presencia salvadora de Dios.
Saludos, y gracias por la cerveza. Mucho me temo que no pueda acercarme a tomármela.

Jesús Beades dijo...

Como no te cambies el nick te vamos a confundir con otro Suso amigo nuestro que entra por aquí: Suso Mendive. Gracias por entrar y argumentar,

Suso dijo...

No es un nick, es mi nombre, o pseudo, pues así nos "pseudonombran" a los Jesuses en Galicia.
Saludos, y gracias.

Rocío Arana dijo...

No sé, yo siempre he sido muy crédula, y lo digo como una mezcla de virtudefecto... De pequeña me pregunté si creía en Dios (tenía ocho años) me dije a mí misma que sí, y de esa basa partí para decirme "Dios lo puede todo" y... "¿porqué no?" Ya sé que no suena muy teológico, pero tenía ocho años. Y lo peor es que me sigue convenciendo. Prefiero seguir pensando en lo de "precipitó en el mar caballo y caballero", aunque me dé igual si la manzana era un higo, de hecho ya sé que no era una manzana... El peligro es que si nos ponemos elucubrar con que tal y cual era un mito, acabemos pensando que Jesús es un mito también. Voto por B16.

Jesús Beades dijo...

Es que Jesús también es un mito, como bien argumenta C.S.Lewis en varias de sus obras (Suprised by Joy, p.ej.); es "el mito que se hizo Verdad", traducción en estos términos del "verbum caro factum est". Pero sin dejar de ser un mito. Es, ni más ni menos, el pensamiento de Tolkien, que llevó a Lewis -como última gota- a la conversión, cierta noche de conversación paseo en Oxford.

Rosario dijo...

"La literatura israelita o hebreica posee, de modo indiscutible, la primacía por su influencia en la evolución cultural del mundo. Esto se debe, no tanto a sus méritos particulares o a su larga existencia, que puede calcularse en cerca de tres milenios, como a un complejo de circunstancias históricas, la primera d elas cuales es el haber producido la Biblia, convertida después para los cristianos en el Antiguo Testamento".
Prampolini.

SusoAres dijo...

A diferencia de los "mitos" inventados por los hombres para explicarse a sí mismos, perdidos en el origen de los tiempos y carentes de realidad histórica, Jesús sería el "mito" que Dios habría "inventado" para nosotros como la mejor de las "explicaciones", verdadero origen del tiempo no en un tiempo irreal sino en un aquí y un ahora: "bajo Poncio Pilato", decimos en el credo, en nuestra historia de barro, carne, sangre y huesos. Jesús, nuestro mito verdadero y carnal.

Anónimo dijo...

La matanza en la explanada del Templo del Segundo Templo en la Pascua del año 4 aC fue ordenada por Arquelao y perpretada por una cohorte, unidad tipo batallón.

El Exodo data de la época del conflicto entre el Pueblo y la población, antes de la guerra civil enre macabeos y fariseos, y después del conflicto entre el nacionalismo judío y el nacionalismo israelí, y también después del conflicto entre el partido sacerdotal (Josué) y el patido monárquico (Zorobabel)

En resumen: el Exodo del Pueblo elegido por Dios, único Dios verdadero, es de comienzos de los años 515-425 aC

La Biblia -salvo algunas pequeñas perlas de la Edad del Bronce- es decepcionantemente moderna.