En vez de hombres


En casa acabamos de revisitar -como dicen los cinéfilos pedantes- la maravillosa "V de Vendetta", que ya vi en su momento empujado por la prosa de Enrique García-Máiquez. Entonces, y en el blogg, me centré en la figura de Evey, en la sexta vía de la existencia de Dios que supone, entre otras damas, la señorita Portman. Hoy me he quedado patidifuso, al sentir -ojo, sentir es el verbo- un estremecimiento de actualidad y de cercanía en el tema de la película. "El pueblo no debería temer a sus gobernantes. Son los gobernantes los que deberían temer a su pueblo". Pero un pueblo que -por cansancio, abulia, molicie, o inconsistencia mental- dimite de su libertad -su centímetro de libertad, que dice la película-, puede ser llevado a ceder su soberanía a tipejos sin fundamento, cáscaras sin sustancia, a cuatro consignas a modo de espantapájaros, que se repiten maquinalmente, ocupando el lugar del pensamiento. El miedo es muy poderoso, y lo han sabido siempre, no sólo los tiranos, sino también los aprendices de caudillos, los demagogos de medio pelo, que nos susurran: "quitaos de encima el peso agobiante de la responsabilidad personal, la molestia de conocer, el engorro de decidir. Yo pensaré por todos, y os protejeré". Entonces somos masa, y no pueblo. Consumidores, no ciudadanos. "Hombres de paz", en vez de hombres.

7 comentarios:

Carlos RM dijo...

No he visitado (ni revisitado) "V de Vendetta", pero el viernes vi un poco de "Fahrenheit 9/11" y sentí como tú un estremecimiento de actualidad, aunque en este caso no de dimensiones nacionales (léase plurinacionalistas) sino mundiales. ¿En manos de quiénes estamos?

Fernando do Vale dijo...

Muy buena la similitud entre "V" y Ray Bradbury, Carlos. Yo no he visto la película pero sí leí el libro. Así es: de rabiosa actualidad, por desgracia.

La realidad siempre supera a la ficción, Beades. Qué gran idea ver la peli el sábado. Aunque al ser mi primera vez, aún estoy en la sexta vía de Sto. Tomás.

Bukowski dijo...

Señorito do Vale, Fahrenheit 9/11 no es Bradbury, es Michael Moore. Bradbury es Fahrenheit 451 :P.

Con respecto a la entrada, tan acertada, sólo añadiré una cita que oí una vez en Expediente X, que decía uno de los miembros de la agencia supersecreta que lo ocultaba todo:

"Quien puede apaciguar la conciencia de un hombre, puede arrebatarle su libertad".

Jesús Beades dijo...

Una frase muy buena.

camaronski dijo...

Acerca de la libertad: Quien vive temeroso, no será nunca libre.
Horacio

can_con_patillas dijo...

Me alegra enormemente comprobar cómo, gracias a la maravillosa magia de los links, he podido encontrar el blog de una persona que ya escuchaba en recitales poéticos cuando, Fidel Villegas, allá por el remoto B.U.P. nos inició en ese bonito mundo del Salón del Almirante del Alcázar, de Beades, Gallardo, García Máiquez, de D'Ors...

8 ó 9 años después - sin contar las innumerables ocasiones en que le he visto junto a los Escarabajos en los periódicos - me lo encuentro en estos mares (cibernéticos) de Dios. Me alegra.

Un saludo

Jesús Beades dijo...

Can con Patillas (¿un perro con pelo bajo las orejas?), bienvenido a esta tu casa. En algún lugar de este blog está puesto mi e-mail, por si quieres que parlemos más en detalle. Un abrazo.