Gaudium sine pacem

"La alegría nos hace invulnerables". Este aforismo de Ramón Eder, con el que tan buena "animación a la lectura", as usual, hace Enrique, en su blogg, y en el periódico, me sugirió este otro: "La alegría nos hace, como la tristeza, vulnerables, pero por mejores motivos. Hay quien no desea sentirse vulnerable de ningún modo, y desconfía del gozo desbordante. Epicúreos se llamaban en la Antigüedad, y Whitman los hubiera desterrado de América".

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Oh, es muy bueno.

Estoy de acuerdo en que la alegría nos hace vulnerables. En el sentido de la vulnerabilidad que nos da también el amor.

Y estoy de acuerdo con Eder en que la alegría nos hace invulnerables, en el sentido de invulnerabilidad que tiene quien se ríe un poco de sí mismo.

(De Whitman no leí un pelo pero está genial eso de su raje a los epicureos. Cuando lea Whitman seguro estará más genial aún).

Jesús Beades dijo...

Gracias, Juan Ignacio. Esa invulnerabilidad está muy bien vista. Y te recomiendo, cómo no, a Whitman, y sus Hojas de Hierba.