Podemos abdicar (la sombra de Caín)

Toda esta agitación política post-electoral, y por la abdicación de Su Majestad, tiene algo divertido. Comprobamos de nuevo cómo se justifica cualquier chiste, sarcasmo, parodia, por descarnada o cruel que parezca, cualquier rasgo de humor negro (como las coñas con el pobre de Ortega Lara en las europeas), siempre que sean en el mismo ámbito: el Jueves, el Intermedio, cientos de cartelitos en el tuiter o el FB... Ahora, amigo, en cuanto es al revés, en cuanto la mordida del ingenio y del humor va contra la izquierda o la "causa republicana" (que por cierto, son cosas muy distintas)... ¡cómo te atreves! ¡qué falta de respeto! ¡Eres un facha! Da mucha risa, lo confieso -llevo un día la mar de entretenido-, comprobar esta asimetría, esta hemiplejia moral de la izquierda, pero en el fondo, como español, tiene algo triste. Lo escribió Don Antonio: tierras de España, "por donde cruza errante la sombra de Caín".

2 comentarios:

Enrique García-Máiquez dijo...

y, ¿dónde, vive Dios, están tus bromas?

José Luis dijo...

Parece que la transigente derecha de "su majestad" se cobra nuevas víctimas: varios dibujantes de "El Jueves" abandonan la revista por la creciente censura editorial