Lejos de todo

De mi reseña sobre "Largo viaje", de Joaquín Moreno, que voy a enviar a Clarín ahora mismo: "Hacerse mayor es estar cada vez más lejos de todo. Sostiene uno un muñeco de Star Wars en la mano, y en su fulgor de plástico relumbra un tiempo pleno, sustantivo, agotador, en que abrazar un árbol era abrazar la vida, y esconder un muñeco bajo una piedra era sentir el latido del corazón ante el misterio acogedor de Fraggle Rock. Y, sin embargo, nos salen las primeras canas, vemos nacer y crecer a hijos o sobrinos, vemos pasar los meses (con un sonido de facturas y de nóminas), y ese muñeco en la mano está cada vez más lejos. Los puentes que nos llevan a esa luz sin tiempo en que mirábamos el Edén -porque éramos el Edén- hace mucho que saltaron por los aires, en la terrible adolescencia, y la poesía no es sino un modo de visitar, un poco, de forma mágica, aquel ámbito sagrado que anhelamos recuperar, aunque sea tras la muerte. Estos momentos que la poesía otorga (y la música, y tantas experiencias de la Hermosura) suelen ser -ay- muy breves. Pero el viaje es largo siempre, es la vida entera. "

No hay comentarios: