La ventana dual

Por la ventana de mi estudio veo caer la tarde. Cae como en cualquier poema, es decir, de modo lírico, con tres o cuatro franjas, convenientemente colocadas, de nubes azules y rojas. Y vencejos que danzan en el aire de este casi julio, tibio y feliz. El fragmento de calle que veo me acompaña desde siempre, el íntimo Nervión de mis veranos (y disculpen el endecasílabo, que no les autorizo a utilizar).

Cuando se está enamorado, es terrible pensar en la fugacidad del mundo, en el tiempo implacable. En cambio, cuando suceden terribles desgracias, como la traición a la Patria, es consolador pensar en la fugacidad del mundo, en el Juicio de Dios, que todo pondrá en su sitio.

Qué terrible, qué consolador paisaje el de mi ventana.

13 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Exacta entrada, hermosísima.

José López de Artieta dijo...

Esa consolación gracias a la fugacidad del mundo, al Juicio de Dios, es -además de verdadera- muy de Dante, ¿no te parece?

Jesús Beades dijo...

El hecho de que Dante "ponga" en el Inferno a unos cuantos Papas me ha consolado -curioso efecto. Me ha consolado del desánimo que causa ver la torpeza o corrupción o mojigatería o simonía en la Iglesia actual. Es decir, la Justicia Divina, mostrada como un drama, como algo desarrollado, consuela.

Breo Tosar dijo...

Dante y Miguel Ángel andan equivocados, no acaban donde dicen, como los versos de Salinas.
Yo creo en el Paraíso, ¿pero existe realmente el infierno?

Jesús Beades dijo...

El infierno es la exclusión de todo Paraíso; "expulsado a las tinieblas exteriores", dice el Maestro.

Creo en el Infierno como Tomás Dídimo en la Resurrección: porque he metido mis dedos en sus llagas, en mis llagas.

Bukowski dijo...

Excelente entrada. Autorizado o no, meteré tu endecasílabo por alguna parte.

Es la rebeldía de la juventud.

llir dijo...

Gran entrada, gran Beades. Eso de que una misma cosa consuele y dé miedo es algo muy tuyo.

Mora-Fandos dijo...

Verdad y belleza, como quería Keats, en tu texto.

frid dijo...

Entiendo que pides lealtad a los compromisos y amor a la patria. En eso coincidimos. Me gustaría que los políticos fuesen leales a algo en vez de serlo a sí mismos. Juegan a la oportunidad y la demagogia. Y ahora les interesa vender como paz lo que es una rendición.

José López de Artieta dijo...

Yo que he alcanzado el Purgatorio, te diré que una vez ahí una deja de consolarse por los males del mundo (que efectivamente eso ocurre en el Inferno) y empieza a consolarse de sus propios defectos. Ánimo.

Lord Scutum dijo...

Menuda evocación del cieloinfierno que me propones...toda una parusía
Tus fugas por las ventanas de tu casa son colosales JB,por cierto-hablando de "fugas"-te recomiendo la pelicula "Mediterráneo" de Gabriele Salvatores,comienza con esta entrada

"En tiempos como estos,la fuga
es el único medio para mantenernos vivos
y seguir soñando..."

Mora-Fandos dijo...

En el blog de Carlos Rodríguez Morales me entero de que hoy escuchas a BBK. Afortunado tú. Confío en que participes a los ausentes de una crónica bien sentida.

camaronsky dijo...

Hey Master,

Muy agudo, yo diría que acertado.
Dante escribió en la Divina Comedia los siguientes versos que ahora te brindo:


En medio del camino de nuestra vida
me encontré por una selva oscura,
porque la recta vía era perdida.

¡Ay, que decir lo que era es cosa dura
esta selva salvaje, áspera y fuerte,
cuyo recuerdo renueva la pavura!
Tanto es amarga, que un poco más es muerte:
pero por tratar del bien que allí encontré,
diré de las otras cosas que allí he visto.

No sé bien redecir como allí entré;
tan somnoliento estaba en aquel punto,
cuando el veraz camino abandoné.

Pero así como llegué junto al pie de un monte,
allá donde aquel valle cesaba,
que de pavor me había acongojado el corazón,
miré en alto, y vi sus espaldas
vestidas ya de rayos del planeta,
que a todos lleva por toda senda recta.