EL DESAYUNO

Una lectora de mi blog (que se casó con Enrique), ha hecho que recuerde hoy los versos octavo y noveno de este poema de Luis Alberto de Cuenca. A veces, ellas lo dicen todo con muy pocas palabras. Por eso se impacientan con nosotros, las pobres.





El desayuno
Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

(El hacha y la rosa, 1993)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Verdaderamente, tengo que verbalizar una nueva realidad: Me gusta la poesía. Esta poesía que me vais mostrando´sí.

Leonor dijo...

Eso de "cuando dices tonterías" no irá por mí, eh!

angel dijo...

Notable poema que descubro y releo en tu blog al que el azar agradecible me ha traído. Estupendo poeta.

Saludos

Jesús Beades dijo...

No, Leonor, ¡vive Dios! (ignoro vuestras conversaciones matutinas)

Anónimo dijo...

Really amazing! Useful information. All the best.
»

Anónimo dijo...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»

Anónimo dijo...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»