Liberal, pero...

Demasiado individualismo –y mira que me duele decirlo, como liberal– también puede matarnos. El hombre es un ser social, es un ser abierto a otros, esencialmente, y si esto es oscurecido, estrechado hasta llegar a decir con encomio “vivía para sí mismo”, llegamos a un ahogo, a una asfixia del ser. Sucede, sin embargo, que estas diatribas anti-colectivistas se entienden si enfrente, o por encima, se tiene un poder que quiere convertirnos en borregos, y aborrece la distinción, la excelencia y la individualidad. Pero en términos generales, históricos, son los pueblos, las culturas enteras (esa solidaridad entre las generaciones) las que han creado las grandes obras: el pensamiento occidental, las catedrales, la ciencia moderna, el cine, la música barroca y la de Star Wars. El genio particular pone su chispa a un haz de leña apilado por una multitud, por un clima, por un época, que no se ha creado sola.

Esto es lo que Gary Cooper me ha hecho pensar.

7 comentarios:

enrique dijo...

La Libertas no excluye la Charitas: más bien la exige. Dicho lo cual, bajo a por más kleenex.

Yuria dijo...

hola! te vi en el blog de Juanma. Me gusta éste tuyo.

Un saludo.

Fernando dijo...

Hola, Jesús. Me sorprendió mucho la idea de que las grandes obras no las hacen las grandes personalidades, sino las sociedades, eso de que la multitud pone un haz de leña y el genio le prende fuego.

Imagino que eso será así como principio general, pero las obras, al final, siempre son realizadas por un señor concreto, que se pone a trabajar horas y horas. Sólo así se explica que haya habido artistas o pensadores muy buenos en épocas mediocres, como Pessoa en el Portugal de su tiempo, y que haya habido épocas muy brillantes en otros aspectos (economía, batallas) pero estériles en el terreno intelectual.

Me ha hecho gracia que te definas como liberal: nunca lo hubiera supuesto de tí.

Alejandro Martín Navarro dijo...

Es verdad, Fernando, yo siempre pensé que Jesús era anarco-comunista...

Bukowski dijo...

:lol:

Paul Newman dijo...

"El genio particular pone su chispa a un haz de leña apilado por una multitud, por un clima, por un época, que no se ha creado sola". Jamás lo había pensado, pero tienes más razón que un santo.

Ahora bien, creo que es precisamente ese individualismo el que acumula el haz de leña, que está formado por todas las ramas que se aportan una a una. Nunca un estado puede, como estado, apilar el haz de leña.

Jesu dijo...

Muy buenas, tocayo.

He aquí el humilde e insignificante homenaje que le prometí, aunque ciertamente la calidad (espero que no asi la calidez) del mismo dejan mucho que desear.

Espero, con esto, haber satisfecho la deuda de la coca-cola y también la curiosidad que desperté en usted cuando la anuncié mi "sorpresa".

Saludos!!!