Poeta-librero

Me acaba de llamar mi tía Marijose para contarme una anécdota: estaba leyendo la biografía del primer Cernuda, escrita por Antonio Rivero Taravillo, y en un pasaje en el que describe la vida del poeta en madrid, cuando trabajó en una librería, Rivero Taravillo enumera a unos cuantos "poetas libreros", como... ¡Jesús Beades! Así que mi tía, ojoplática, no ha cesado de dejarme mensajes en el teléfono fijo, para contarme la gracia. Lo que pasa es que le faltan pilas (al teléfono), y no había escuchado el mensaje. Por fin me localiza en el móvil y me cuenta que salgo en la página 185 de ese libro. Así que: Antonio, te has ganado la publicidad gratuita.

Quizá deba añadir que lo de "librero" se refiere a mi breve labor como dependiente en Casa del Libro de Sevilla, cuando la dirigía el propio Antonio Rivero.

(También he recibido llamadas, otros años, por mi aparición en las diarios de García Martín, y Andrés Trapiello, pero me hacen menos ilusión).

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, he descubierto tu blog por bloggeros interpuestos. Ya eres favorito, como una cortesana cualquiera. Y qué bien están esas corrientes que le llevan a uno de Cernuda a uno.
Un saludo cordial:
JLP
www.joseluispiquero.es

Irene dijo...

Lo que vale vale, poeta.

Pd.- beades, ¿cómo puedo localizar a Antonio? Fuimos compañeros en algunos cursos en la universidad y teníamos muchas aficiones comunines (entre ellas, la poesía y todo lo relativo al munco celta..., tengo todos sus libros de traducciones, sabes?). Le he perdido la pista desde que no está en la Casa del Libro.

Irene dijo...

Pd2.- Jesús, no me di cuenta de que tenías el enlace a su blogg (qué sorpresa!!), así que le he dejado un comentario. Gracias de toasmaneras.

Carlos RM dijo...

Qué importante es usted, don Jesús. ¿En qué diario te cita Trapiello? Miedo me da.

Rocío Arana dijo...

Y claro, habrás engordao tres kilos de felicidad...

Rocío Arana dijo...

He leído tu crítica del libro de Pablo. Es buenísima: profunda y "descriptiva", como me gusta a mí, pero te mojas, como quiere Buko (y yo...)

Jesús Beades dijo...

Pues no sé, Carlos, me lo contaron una vez, pero no soy lector de los ladrillos incesantes de Trapiello. Dicen que están muy bien.

Rocío, gracias por tu elogio a mi crítica. El libro de Pablo es buenísimo, y en mi comentario pude decir lo que pensaba, o pensar lo que decía, y así, sobre la marcha, explicarme un poco en voz alta -o teclado bajo- algunas cuestiones que intuí al leer el libro. Voy a enlazar la reseña, gracias por recordarlo.

Carlos RM dijo...

Vaya, vuelvo a dejar comentario en esta entrada porque estoy leyendo (y disfrutando) la biografía de Cernuda por Rivero Taravillo y me ha hecho hasta ilusión encontrar tu nombre. ¿Tutto bene per Siviglia?