Camarones

"Era Semana Santa,
al bajar la marea.
Iban todos a misa
de la mañana, y mientras,
nosotros -ganapán
en ristre- por la arena,
entre algas y rocas
y olor a sal seca.
Ya sólo era cuestión
de pericia y paciencia,
mojarse hasta los muslos,
vadear bien las piedras.
Era un escalofrío
recorriendo las piernas,
igual al que aún sientes
al hacer un poema".

Este es el poema del comentarista del otro día, de nombre Santiago. Todo un poemón, y en concreto, un metapoemón.

Y cuando el Jesu me mande las fotos del Café del Cine, pondré alguna. ¡Los Walkman!

2 comentarios:

Suso dijo...

¡Es muy bueno!

¡Magustao mucho!

Adaldrida dijo...

¿Oye, que sí es muy bueno!