Música líquida

"Erik Satie es música para suicidas", decía el bueno de mi amigo Bellón, cierta tarde melómana y dispersa, hace años. Tiene gracia la idea, y no deja de tener razón. Satie, y también Ravel –su suite "Miracles", que descubrí por Cirlot–, y en general los impresionistas al piano, me envolvieron en una atmósfera liquida, colorida, cálida y caótica, mientras miraba láminas de Klimt, y la tarde –una tarde, hace ya muchas tardes– se iba poniendo en las paredes del Plantinar, allá en mi soltería.
Vuelvo a escuchar las Gymnopédies, la música con que se abre El Abuelo, de Garci, tan lenta, tan poco a poco, música para desaparecer dentro. Imagino al suicida, al que por fin ha decidido decir adiós, oyendo un disco de Satie. Está decidido, pero quiere escuchar la obra hasta el final, pues le parecería –a él que va a desafinar con todo, que va a romper las cuerdas del piano dentro de unos minutos– una falta de respeto, una quiebra imperdonable el hecho de apagar la música antes de que termine.
Pero, sin saber cómo, la música no termina. Sigue sonando el movimiento de la Gymnopedie, y luego Gnossiennes, sin acabarse el disco de pizarra. El disco de vinilo, el CD, el iTunes que de pronto se abre con 300 Gigas de disco duro, inabarcable. Y llega el alba, y la música sigue, líquida, y se confunde con el agua de la ducha, con el rumor de radios y batir de huevos. Habrá que ir a trabajar, piensa. Ya veremos mañana.

6 comentarios:

Carlos RM dijo...

Maravillosa tu música.

E. G-Máiquez dijo...

JO.

JUANMA SUÁREZ dijo...

Un buen guión para un relato... ¿o lo dejamos así? También es perfecto.

Toi dijo...

me has dao en tol bebe.
Genial proesía, genial gusto musical.

Por cierto, Juanma Suarez, te debo birra, no se me olvida.

Rocío Arana dijo...

¡¡¡ES LA LECHE EN BOTE Y EL PIJAMA A CUADROS!!!
(Perdona las mayúsculas pero son intencionadas: ¡grito de emoción!

Sergio dijo...

Bellísima prosa. Satie es uno de mis compositores preferidos, sobre todo sus piezas para piano, claro. Aludiendo a lo dicho por Juanma Suárez, estas piezas son un microrelato interminable, un poema inextinguible. Lo repito, preciosa prosa.

He descubierto hace poco tu blog, a través del de Rivero Taravillo, y me alegra.

Un saludo.