Hopper, Carver. Soledad y silencio.


Para mi Hopper es a la pintura lo que Raymond Carver al relato. Sus cuadros, sus relatos, muestran la inmensa orfandad del mundo civilizado, la atmosfera de un silencio casi aplastante, en el que ese casi es el espacio decisivo de la libertad, de la respiración. Estrecho pero necesario, vital; sus silencios gritan. Y alguien los escucha.

6 comentarios:

Mora-Fandos dijo...

Me gusta esa caracterización del mundo de Hopper. Sus personajes están esperando algo, frecuentemente. Algo decisivo. Como dices, hay orfandad. Creo que esperan una ventana trascendente.

Jesús Beades dijo...

Peguy hablaba de "esta horrible carencia de lo sagrado".

Antón Meloso dijo...

...hablando de la modernidad, y cuelga la cita completa porque merece la pena.

el intruso elegante dijo...

Estaba usted más gracioso hablando contra el amor.

Roberto Billo dijo...

Y Enrique G-Máiquez hablando de sandalias de mercadillo...

Tod dijo...

Cool!